Superado el periodo de anidación (periodo de adaptación) en el que priorizamos la construcción de lazos afectivos significativos entre el niño y sus docentes, damos inicio a las actividades programadas en el Proyecto Educativo, fundamentado en Pedagogías activas y en la Teoría del Apego.

En las Escuelas Kiddy implementamos un curriculum integral y flexible que trabaja los aspectos físicos, sociales, emocionales, intelectuales, éticos y estéticos a través de situaciones de aprendizaje orientadas a incentivar la curiosidad y el deseo de saber en los alumnos y alumnas.

Los más pequeños y pequeñas fortalecen su autoestima, desarrollan su comprensión y las habilidades necesarias para comprender y expresar sus ideas y necesidades tanto en inglés cuanto en castellano.
En esta etapa los métodos de trabajo se basan en experiencias, actividades y juegos que fomentan, progresivamente, la adquisición de hábitos de trabajo. Todo esto en un ambiente de afecto y confianza para potenciar la autoestima y la integración social de los alumnos.

Trabajamos actividades que fomentan los hábitos de cooperación, colaboración y compañerismo en un clima de confianza y respeto que les permite profundizar en los nuevos conocimientos. Les ayudamos a desarrollar hábitos de higiene y autonomía, a respetar los turnos y a ser pacientes sentando así las bases para un buen desarrollo de sus habilidades sociales.

Actividades entretenidas como pintar, dibujar, cocinar, actuar, recitar y cantar son las herramientas con las cuales los niños y niñas comienzan a desarrollar las habilidades sociales, intelectuales y artísticas necesarias para interactuar con responsabilidad, comprender mejor su entorno y aumentar su autonomía.

El proceso de aprendizaje en el primer ciclo de la Educación Infantil se da especialmente a través de experiencias lúdicas.

El juego y el aprendizaje son una constante de ida y vuelta.

Jugando se incorpora la realidad y a su vez se despierta curiosidad por el conocimiento. Jugando se desarrollan habilidades, se aprende a compartir un espacio, un tiempo, objetos y sentimientos. En el juego hay que resolver dificultades, situaciones imprevistas que exigen flexibilidad, tener en cuenta al otro y respetar sus intereses.

El juego supone un ámbito rico de intercambio donde todos enseñan y todos aprenden.